La Autoridad del Creyente y la Oración

La Autoridad del Creyente y la Oración | enseñado por Lic. Jasmina Osorio

Descripción del curso

La palabra AUTORIDAD viene del griego (Exousia) que significa habilidad para gobernar y sojuzgar. Es el derecho de ejercer el poder con que se ha sido revestido. No hay autoridad si el poder no es delegado y no hay autoridad si el poder no es usado.

La palabra  P O D E R viene del griego (Dunamis). Usado para describir fortaleza intrínseca o habilidad. Es el dinamismo que capacita a una persona para hacer, cambiar o lograr un objetivo, aun frente a circunstancias adversas, haciendo cosas extraordinarias en el poder de Dios que por naturaleza humana no podría hacer.

El creyente ha recibido el Poder del Espíritu Santo, sin embrago no puede ejercer ese poder si no está sujeto a la autoridad que lo ha revestido con dicho poder. En otras palabras no podemos establecer autoridad si no estamos sujetos primero a la autoridad divina y segundo a la autoridad que Dios delego sobre nosotros.

De igual manera no recibiremos la revelación del poder con el cual fuimos revestidos ni la manera como utilizarlo si no tenemos comunión con el Padre y esta comunión solo se logra a través de una vida de oración.

Por lo que el obrar en la autoridad con la que hemos sido revestidos va directamente proporcional a nuestra vida de oración e intimida con el Señor.

A través de este curso estudiaremos lo que es la autoridad, los tipos de autoridad la importancia de la obediencia y la sujeción, así como la definición de rebeldía y las consecuencias que genera. De igual manera estudiaremos la oración como una de las armas más importantes que Dios le ha confiado a sus hijos, para recibir la revelación del poder con el cual hemos sido revestidos y la manera como utilizarlo para establecer y vivir en la victoria que Cristo compro para nosotros en la cruz del calvario.

Lic. Jasmina Osorio
Lic. Jasmina Osorio